• Paula Andrea

Crazy for FALL!

Fall has always been my favorite season, even before I ever actually experienced it. You see, I learned this as a little girl, watching the movie Hocus-Pocus (which to this day is one of my favorite movies of all time!) There was just something so spectacular about it all! I mean, realizing that fall exemplified so many great things: the changing leaves, perfect weather, pumpkins, decorations, delicious donuts and pies, pine, family, friends, the cozy aromas of coffee, and warmth, and the tremendous joy of all these things combined. Never mind the excitement of fall fashion! So this past Saturday, I decided to go pumpkin picking at a local farm with some of my friends. Going to the farms for me is like a private escape- like taking off to a destination of happiness and leaving all of your baggage behind. A place meant only for the focus of nature, its gorgeous views, and the delightful sounds they grace us with. In my family this is an annual tradition, so I am still planning to go back with my kids, don’t worry! (Who BTW, are teens now, and too cool for me most of the time… Did I mention they hate taking pictures?) We decided to go early and take some of our own. *You’ll see them below! *








Can you tell we had an incredible time? Then again, pumpkin picking farms have always been so incredibly therapeutic and meaningful to me, mainly because they feel just like home! Growing up in Colombia, where I first fell in love with farmland, the weather was always so beautiful. Especially in Rionegro, located in the subregion of Eastern Antioquia, where my grandmother still lives. I remember one memory so perfectly that when I close my eyes, I can still feel the cool embrace of fall’s revitalizing, gentle breeze on my skin. The type of breeze that perfectly enhances the already flawless “sweater weather.” You know- the kind where you only need a light jacket when it gets chilly. In this memory, I am running through these vast, open fields with my two dogs. My grandmother’s finca (country house) had so much land! (At least 20 years ago before becoming overpopulated, prior to all its modern infrastructure). And as I ran, I could literally feel the wind blowing in my hair, as I giggled with each new step. While this life-giving sense of freedom dominated my soul, I became overflowed with complete cheer, genuine happiness, and blissful liveliness! Looking back, this was truly one of the most magical moments of my life, and for that reason, one that I will carry in my heart forever. So guys, who else is crazy for FALL? What is your favorite season and why? Let me know in the comments below!



Obsesionada con el OTOÑO!


El otoño siempre ha sido mi estación favorita, incluso antes de vivirlo. Verás, supe acerca del otoño cuando era niña, viendo la película Hocus-Pocus (que hasta el día de hoy es una de mis películas favoritas) ¡Había algo espectacular en todo! A lo que me refiero es que darme cuenta que el otoño ejemplifica tantas cosas maravillosas: las hojas cambiando, el clima perfecto, las calabazas, las decoraciones, las deliciosas rosquillas y pasteles, el pino, la familia, los amigos, los aromas acogedores del café, la calidez, y la tremenda alegría de todas estas cosas combinadas ¡Sin mencionar la moda de otoño!

Así que el pasado sábado decidí ir a recoger calabazas a una granja local con algunos de mis amigos. Ir a las granjas para mí es como un escape, es como irse a un destino de felicidad y dejar todo lo que me pese atrás. Un lugar destinado solo para enfocarse en la naturaleza, sus hermosas vistas y los deliciosos sonidos con los que nos honra. En mi familia, esta es una tradición anual, por lo que todavía estoy planeando volver con mis hijos, ¡Tranquilos! (¿Quiénes, por cierto, son adolescentes, y la mayor parte del tiempo demasiado cool para mí… mencioné que odian estar en fotos?) Decidimos ir temprano y tomar algunas por nuestra cuenta. * ¡Las verán a continuación! *







¿Puedes darte cuenta que lo pasamos increíble?


Por otra parte, las granjas de recolección de calabazas siempre han sido increíblemente terapéuticas y significativas para mí, ¡principalmente porque se sienten como en casa! Al nacer en Colombia, donde me enamoré por primera vez de las tierras de cultivo, el clima siempre fue tan hermoso. Especialmente en Rionegro, ubicado en la subregión del oriente antioqueño, donde aun vive mi abuela y donde pasé parte de mi niñez. Tengo en la memoria un recuerdo tan grabado que cuando cierro los ojos, todavía puedo sentir el fresco abrazo de la revitalizante y suave brisa del otoño en mi piel. El tipo de brisa que hace mejor el ya impecable "clima de suéter". Ya sabes, del tipo en el que solo necesitas una chaqueta ligera cuando hace frío.


En este recuerdo, estoy corriendo por estos vastos campos abiertos con mis dos perros. ¡La finca de mi abuela tenía tanto terreno! (Hace al menos 20 años antes de quedar superpoblado, antes de toda su moderna infraestructura). Y mientras corría, podía sentir literalmente el viento que soplaba en mi cabello, riendo con cada nuevo paso. Mientras el sentido vivificante de libertad dominaba mi alma, ¡desbordaba de felicidad genuina y vivacidad dichosa! Mirando hacia atrás, este fue verdaderamente uno de los momentos más mágicos de mi vida, y por esa razón, uno que llevaré en mi corazón para siempre.


Entonces, chicos, ¿quién más está obsesionado por el otoño? ¿Cuál es tu estación preferida y por qué? ¡Déjame saber abajo en los comentarios!




59 views0 comments

Recent Posts

See All
 
  • LIKEtoKNOW.it_Icon
  • Pinterest

©2020 by Makeuppaula. Proudly created with Wix.com